Velas aromáticas, cómo cuidarlas y disfrutarlas

Las velas aromáticas son uno de nuestros recursos favoritos para crear hogar. Su luz, su calidez y su olor son compañeros habituales de nuestra Tribu, y es que no hay manera más sencilla de convertir un momento cotidiano en una experiencia sensorial de esas que tanto nos gustan.

Porque sí, el #MimArte se centra en cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente…pero ese cuerpo y esa mente deben habitar un espacio. Y crear nosotras mismas ese espacio, y convertirlo en un hogar al que siempre apetece volver para sentirnos tranquilas y seguras, es una de las mejores inversiones que podemos hacer por nosotras mismas. Y las velas son una excelente manera de lograrlo.

Hablando con vosotras nos hemos dado cuenta de que, aunque a todas nos encanta el ambiente que se crea con las velas aromáticas, pocas sabemos cómo usarlas para disfrutar más y mejor de ellas. Si eres de las que cree que para usar una vela basta con encenderla cuando se te ocurre y apagarla cuando te apetece, mejor sigue leyendo.

¿Cómo cuidar tus velas para que duren más?

¿Cuántas veces has comprado una vela maravillosa y has visto decepcionada cómo se creaba un ‘pozo’ en su zona central, quedando la mayor parte de la cera adherida a las paredes de su recipiente? Una vez que se acaba la mecha, esa cera ya es difícil de aprovechar, y te quedas con la sensación de no haber disfrutado de tu vela todo lo que te habría gustado.

Esto ocurre porque el primer encendido de la vela es fundamental para garantizar un mejor aprovechamiento de esta. Y la clave está en el tiempo. Por eso, no te dejes llevar por las ganas de estrenarla si sabes que vas a tener que apagarla a los pocos minutos. Para que te hagas una idea, en una vela de 8 centímetros de diámetro lo ideal es que en ese primer uso la mantengas encendida durante al menos 4 horas, hasta que toda la superficie sea líquida y forme una pequeña ‘piscina’. Así que mejor reserva un momento en el que sepas que vas a poder permanecer todo ese tiempo cerca de tu vela (ya sabes que dejarla sin vigilancia tampoco es una buena idea) y disfrútala, nunca mejor dicho, a fuego lento.

En usos posteriores, este tiempo puede reducirse a una hora. No la enciendas durante menos tiempo si no quieres que aparezca ese ‘pozo’ que tan poco te gusta.

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta para cuidar bien tus velas es mantener la mecha a la largura adecuada. Si ves que excede de 3mm, córtala.

Siguiendo estos sencillos consejos, disfrutarás de tu vela durante mucho más tiempo, y la aprovecharás toda todita. ¡Palabra!

Si te apetece descubrir nuevos aromas para tus velas, prueba esta exquisitez de Maison Natural que acabamos de recibir en nuestra tienda de aromaterapia online. Su especiado aroma está inspirado en los bazares orientales: canela, clavo y pera aparecen nada más encenderla, dando paso a los frutales aromas de la piña, el melocotón y el coco y terminando con el delicado aroma del muguet. Una delicia que invita a viajar con la mente y a disfrutar durante muchas horas de ese refugio llamado hogar.

 

Dejar un comentario

Shop now

You can use this element to add a quote, content...