Tarde de Mascarilla. MimArte con arcillas.

Las arcillas en cosmética se utilizan desde la Antigüedad por sus numerosas propiedades para nuestra piel.

Hemos comentado muchas veces que la limpieza del rostro es una de las asignaturas pendientes en la tribu (y seguramente, más allá de ella), así que queríamos hacer algo para convertir este paso, imprescindible, de la rutina facial, en un ritual bonito y placentero: un MimArte que pudieras realizar a solas o con amigas, pasando una tarde de cuidado juntas.

Y fue así como nació Tarde de mascarilla, fruto de la sinergia con María, de FiligranaArt, nuestra ceramista de la tribu. Ella, creó este bello cuenco de cerámica para que puedas elaborar tu mascarilla de arcilla, añadiendo agua o un hidrolato.

Tarde de mascarilla puede hacerse con arcilla roja o verde, según tu tipo de piel. Las arcillas tienen propiedades depurativas, desintoxicantes, antisépticas, regeneradoras y cicatrizantes. Y seguro, que me dejo alguna.

Si tu piel es sensible y delicada, elije la arcilla roja. Reseca mucho menos. Limpia en profundidad y ayuda al proceso de regeneración celular. Además es cicatrizante, por lo que si tienes acné, espinillas o puntos negros, te ayudará tanto a regular el sebo, como a tratar las marcas. Aporta vialidad y tonifica la piel, así que si tu rostro está apagado, utilizar esta arcilla en mascarilla regularmente aportará esa luminosidad que echas en falta.

Si tu piel, es mixta o grasa y no tan sensible, con poros abiertos y tendencia acnéica, la arcilla verde es para ti. Limpia la piel en profundidad aportando frescor. Sus efectos purificantes y antibacterianos, actuarán sobre el acné, las espinillas y puntos negros.

La forma de elaborar tu mascarilla es mexclando una cucharada de arcilla con agua, preferentemente desmineralizada y sin cloro, o un hidrolato de rosa, lavanda o romero, también según las necesidades de tu piel... en el cuenco, y remover con la cucharita hasta obtener una pasta uniforme, ni muy densa, ni muy líquida.

A continuación, aplícala sobre tu rostro, cuello y escote, evitando el contorno de ojos, con la mano o pincel, realizando movimientos ascendentes. El grosor "ideal" es medio centímetro para evitar que se seque demasiado.

Deja que actúe de 15 a 20 minutos y retírala con abundante agua tibia, ayudándote de una esponja suave o muselina.

A continuación, sigue con tu ritual de cuidado facial habitual, aplicando serum o crema.

Puedes realizar Tarde de mascarilla una o dos veces por semana.

Como os decía al principio, Tarde de mascarilla es fruto de una sinergia entre dos proyectos, dos empresas, de mujeres. Os invito a conocer el trabajo de María, de FiligranaArt (www.filigranaart.com), que se reinventó hace unos años para convertir su pasión, la cerámica, en su trabajo.

Hacer tribu en Piel de Artemisa es eso: crecer juntas. Y con esta sinergia esperamos lograr el propósito que nos llevó a crearla: ayudaros a encontrar ese MimArte, ese ratito para ti, consciente, que tanto necesitamos todas.

 

 

 

2 comentarios

Muy buen articulo. Muchas gracias por las recomendaciones.rndacio es de las mascarillas según el tipo de piel

Marisa 24 octubre, 2022

Casi siempre olvidamos mimarnos, y estas “tardes de mascarilla” son el momento ideal para hacerlo. Gracias por este artículo! ♥️

Eva Muñoz 24 octubre, 2022

Dejar un comentario