Piernas cansadas: dales un respiro


Las piernas, esa zona tan importante de nuestro cuerpo…y que a veces tratamos y miramos con tan poco cariño. Ellas nos sostienen, nos llevan de un lado a otro e incluso nos ayudan a equilibrar nuestro cuerpo cuando estamos sentadas y parece que no las estamos usando para nada. Un trabajo incansable que a veces les pasa factura, y mucho más cuando empieza a apretar el calor.

Y es que el verano trae muchas cosas buenas, pero también suele traer un poquito más de pesadez y cansancio a nuestras queridas piernas. Por eso, si aún no has establecido una rutina para mimarlas, la llegada del buen tiempo es el momento perfecto para elegir una buena crema para piernas cansadas y reservar un ratito al final del día para masajearlas y darles todo el cariño que se han ganado a lo largo de la jornada.

¿Cuál es la mejor crema para piernas cansadas?

Nosotras sabemos muy bien de lo que hablamos en lo referente a este tema. Y es que cuando trabajas en el sector comercial, las horas de pie se multiplican, la sangre no termina de circular como debería…y pronto aparecen la pesadez, la sobrecarga y los calambres, varices, arañas vasculares y moratones que sólo indican una cosa: nuestras pobres piernas están pidiendo socorro a gritos.

Por eso, hemos probado muchas cremas para piernas cansadas. Muchísimas. Y después de mucho probar, ya podemos decir cuál es, sin lugar a duda, nuestra favorita. Se trata del gel para piernas cansadas Livium, de Terpenic, que como sabéis es una de nuestras marcas de cabecera por la calidad de sus productos y por su filosofía basada en la aromaterapia y en los ingredientes bio.

Un masaje con Livium desde el empeine a las rodillas estimula la circulación sanguínea, aportando alivio y frescor a las piernas cansadas de manera inmediata. Y no sólo eso, es que ese ratito de masaje se convierte en una auténtica delicia gracias a su textura ligera y al increíble aroma que le aportan los aceites esenciales de romero, albahaca, siempreviva y menta que incluye en su composición. Un auténtico lujo para los sentidos que ya te puedes imaginar lo bien que sienta después de un largo día de trabajo.

Otra de las cosas que nos encanta de Livium es que se trata de un gel que puedes usar para aliviar las piernas cansadas durante todo el año, porque no tiene efecto frío y por tanto, no te va a dar pereza utilizarla incluso durante el invierno. Nos parece un detalle importante, porque en realidad las piernas cansadas no se sufren únicamente en verano…aunque sea con el calor cuando más las notamos, se trata de un problema de circulación y drenaje que se acumula durante años, sea, cual sea la estación en la que nos encontremos, y que puede mejorar con un tratamiento constante. Durante la temporada estival sólo tienes que guardar Livium en la nevera para disfrutar de ese extra de frescor que tanto os gusta a muchas de vosotras.

¿Y tú, tienes algún truco para aliviar la pesadez e hinchazón de las piernas cansadas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!


Dejar un comentario